Facebook Twitter Google +1     Admin

Para seguir pintando el alma

20121012055415-proyecto-con-amor-y-esp1.jpg

Mayra García Cardentey / Foto: Daniel Mitjáns

Es imposible no tomarles cariño. La esencia de sus espíritus se filtra en cada poro de nuestro cuerpo, al final del día queremos llevárnoslos a casa, pegados a la cintura y con la sonrisa que siempre tatúan en nuestra cara.

Es la tropa de Jesús Carrete, los más de 20 integrantes del proyecto Con amor y esperanza. Ellos calibran de ternuras su mundo pictórico y nos hacen saber, entre trazos inconexos por veces, ingenuos por otros, sinceros siempre, que el verdadero y único arte puede habitar hasta en el molde descuidado de una colagrafía de una persona con síndrome de Down o deficiencia intelectual, por mucho que se les quiera subestimar.

UMBRAL DE ESPERANZAS

Fundado en el 2002, el proyecto Con amor y esperanza surge bajo la coordinación del pintor Jesús Carrete Rodríguez y por la iniciativa de un grupo de padres de niños con síndrome de Down. Nace con el objetivo de elevar la calidad de vida mediante el desarrollo de habilidades artísticas y sociales, y con la consiguiente integración a la sociedad de manera creativa y artística.

El lobby del Centro de Salud Mental fue su primera casa; lo que comenzó como una iniciativa que adentraba a siete pequeños en el mundo de las Artes Plásticas, hoy es uno de los proyectos con mayor impacto sociocultural en el territorio vueltabajero.

Desde entonces y por 10 años, Con amor y esperanza inculca un modo de vida, una filosofía de comportamiento y el arte del grabado a sus más de 20 miembros, niños, jóvenes y adultos con síndrome de Down o algún padecimiento neurológico.

Yamiris Lara, madre de Yunet Samira, cataloga de increíble el avance de su hija. "Solo sabía hacer bolitas y palitos, ahora hace figuras humanas, con orejas, boca, ojos, manos".

Para Coralina Hernández Crespo, compañera de vida y labor de Carrete y madre también de Liena, resulta impresionante cómo han logrado exponer en grandes galerías del país como la de Bellas Artes y en sitios similares en Nueva York. "Perciben el arte, lo hacen de una manera desenfadada, desinhibida, no lo premeditan, sus líneas, como su forma de ser, son muy sueltas, sinceras".

Aunque la actividad fundamental comprende el grabado, en especial la colagrafía, los integrantes del proyecto desarrollan otras técnicas como la mixta sobre cartulina y el trabajo experimental sobre lienzo, además de los varios murales que tienen dispersos cual estampas de la ciudad.

Pero no solo la gratificación asoma por los avances en las obras artísticas.

Para Yunet y Liena, ahí están todos sus amiguitos. "Nos gusta pintar, venir al taller, jugar, aprender a leer con la maestra Pastora, ver a papá Carrete".

"Esto los estimula, mejora su conducta, se ven protagonistas, artistas, les ayuda a insertarse en la sociedad, a incorporarse a las actividades de la casa. Ya llegan a un lugar y todo el mundo los conoce, los respetan. Antes iban con nosotras, las madres y la gente los miraba, se reían. Ahora les dicen "los niños de Carrete", los que pintan. Para nosotros sería muy difícil y duro que el proyecto desapareciera", explica Ángela Angueira Miranda, madre de Anelis.

 

HISTORIA DE NÓMADAS

El desarrollo del proyecto Con amor y esperanza, tal parece la historia de los pueblos nómadas de las antiguas civilizaciones humanas. Por situaciones de capacidad y mal estado constructivo de las instalaciones, el periplo ha sido constante. Del primer recinto en el Centro de Salud Mental, peregrinaron por la casa de los padres de Carrete, por parte de la antigua sede de la editorial Cauce, hasta ocupar hoy un pequeño espacio en el Palacio de Pioneros... hasta próximo aviso.

De mudada en mudada han estado en la década de existencia, y con el cartelito de "espacio provisional" no han acabado de enfriar maletas. En estos momentos ocupan tres habitaciones pequeñas en este último recinto, que a pesar de significar una alternativa en su momento, hoy no da cabida para los más de 20 miembros del grupo; 12 de ellos hace semanas no pueden asistir a los encuentros, por el límite de capacidad.

Mercedes Victorero no sabe ya qué decirle a su nieto. "Todos los días se sienta a pintar, y pinta, y pinta, y me dice: '¿Cuándo se lo vamos a llevar a Carrete? ¿Cuándo vamos a ver a mis amiguitos? ¿Cuándo vamos al taller?'".

Además, a pesar de que en un inicio contaron con un finan-ciamiento de entidades caritativas, hoy Con amor y esperanza atraviesa una situación crítica. El proyecto nunca tuvo apoyo económico, salvo ayudas de algunas instituciones, y por no estar dentro de los proyectos de colaboración internacional, no pueden recibir donativos extranjeros.

El bolsillo de padres y amigos, así como la venta de obras de Carrete como miembro del registro del creador del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC), son las únicas solvencias del grupo.

Restricciones con que cuentan hoy los proyectos comunitarios para comercializar sus productos, hecho que le puede reportar un mayor recaudo a la iniciativa, también figura entre las limitantes, unido a la poca intersectorialidad entre algunos organismos y delegaciones territoriales que pudieran apoyar más y patrocinar, desde diferentes puntos de vista a Con amor y esperanza.

Un psicólogo que mantenga una atención priorizada y persona-lizada; un profesor de Educación Física para actividades deportivas necesarias para pacientes con tales afecciones; una asistencia médica diferenciada que les permita atención estomatológica, pruebas de oftalmología y análisis de plomo en sangre, y un programa de donativos articulado desde instalaciones dedicadas a la comer-cialización en divisa, son algunas de las acciones que se pueden realizar por el proyecto, todas solubles, con una buena coordinación y comunicación por ambas partes.

 

¿PROYECTO O INSTITUCIÓN?

Mas el local y el financiamiento conforman los aspectos más engorrosos. En entrevista, Catalina Rodríguez Nosti, directora provincial de Cultura, explicó que gracias al proceso de reintegración de espacios y disponibilidad laboral en el sector, se pensó dedicar el actual Centro Provincial de Cine para tales menesteres, "pero al detenerse las acciones hasta el 2015 no estaría disponible la instalación y el caso lleva una respuesta más rápida".

Por su parte, Rafael Hernández Echeverri, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial, que atiende Iniciativas de Desarrollo Local (IDL) y proyectos comunitarios, afirmó que el asunto es atendido con prioridad. "Se les han brindado varias opciones. La última con todas las condiciones físicas, una sala de video al inicio de la carretera a Viñales, pero no les resultó factible, por un poco de lejanía. Este es un caso con exigencias muy puntuales.

"Necesitan un local de casi 250 metros cuadrados, céntrico. Hoy no contamos con un espacio de tales dimensiones en las arterias principales de la ciudad. Mediante el reor-denamiento territorial que llevamos a cabo, quizás aparezca otra alternativa, pero no es solución hallar a corto plazo", aseguró Hernández Echeverri.

También como agregó el vicepresidente y Rodríguez Nosti, se trabaja en la posibilidad de junto con el local crear condiciones para inculcarles oficios que les permitan la subsistencia futura.

En cuanto a una ampliación del actual marco restrictivo para la actividad económica y de autosub-sistencia desde los proyectos comunitarios, Hernández Echeverri adelantó que se labora en ampliar los marcos operacionales de los mismos.

En aras de paliar la situación del financiamiento, la directiva de Cultura adelantó que por aprobación del Fondo Cubano de Bienes Culturales, Con amor y esperanza junto a otras dos iniciativas comunitarias, recibirán un sostén de materiales de artes plásticas por parte de dicho centro. "Además, se trabaja en un expediente para incluirlo dentro de los proyectos de colaboración internacional y puedan recibir también recursos por esta vía".

Pero a nuestro entender la mayor acción necesita configurar, a largo plazo, un marco institucional, que nos aseguró Rodríguez Nosti su real posibilidad, con vistas a garantizar la continuidad del proyecto después de la ausencia de sus principales gestores. Algunas de estas personas y los próximos que se puedan integrar a la iniciativa, solo tienen a sus progenitores, sin otra familia disponible. Qué pasará entonces con el proyecto una vez que no esté Carrete, Coralina, Mercedes o Yamiris.

Con amor y esperanza, deja el recuadro de la iniciativa particular de padres con hijos síndrome de Down o deficiencia neurológicas. Se entronca ya como una necesaria institución, con su correspondiente política pública provincial de carácter intersectorial, que englobe desde el punto de vista social, cultural, educativo y por qué no económico, a un grupo necesitado de tal apoyo en la sociedad pinareña actual para que puedan seguir pintando el alma por muchos años más.

 

11/10/2012 23:54 tvsanjuan ;?>


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris