Facebook Twitter Google +1     Admin

Sin perder la ternura

20100628151311-humberto-ok.jpg

Humberto Pérez Gutiérrez  recibió su chequera de jubilado, y unido a ese documento  en un acto,  aparentemente,   cotidiano  sus compañeros de trabajo de la Unidad de Servicios de San Juan y Martínez, de Pinar del Río  entregaron  sus corazones.

Ellos trabajaron bajo su dirección decenas de años y descubrieron que un hombre puede ser exigente sin perder la ternura.

Los que observamos el  rostro de Humberto  comprendimos que a la memoria llegaban en ese instante   los cerca de 50 años de su vida dedicados al trabajo.

Su amor al básquet, el cariño  hacia Nancy Gómez, quien  fundió su vida a la de él hace ya 42 años, como las ostras  a las conchas para cultivar una perla.

Siempre añoró tener un hijo varón, mas,  la vida le regaló dos hembras que desde que dieron su primer grito de protesta por la nalgada del ginecólogo las amó como solo saben hacer los padres buenos.

Hoy, aquel sueño de tener un hijo varón se multiplica en los nietos, ellos lo aman como al mejor de sus amigos. Él  les  enseña cómo reparar la bicicleta, cómo cuidar a las palomas, les indica el camino del bien.

Sí, se jubiló el dirigente, pero su ejemplo queda  grabado en sus compañeros de trabajo, en sus hijas y nietos y en ese soñar que siempre lo atrae hasta el  balcón de su casa para disfrutar la luz de los amaneceres.

28/06/2010 09:13 tvsanjuan ;?>


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris